Escrito por 10:21 pm Actualidad • 1 Comentario

Escrituras falseadas y notarios inexistentes: el tráfico de tierras es el ADN de grupos políticos enquistados en Guayaquil

Casi toda Guayaquil ha sido construida en terrenos que no le habrían pertenecido a quienes aparecían como dueños en las escrituras. De hecho, hay una familia que probó ante el exalcalde León Febres-Cordero que las escrituras originales les pertenecían. Se trata de los descendientes de Toribio Noboa.

Los mismo que exigen una investigación de las autoridades: buscar las historias certificadas de los predios y registradores de la Propiedad para ver en dónde se dio la alteración documental.

Desde la época de la Independencia hacia adelante el tráfico de tierras ha lacerado al Ecuador y en especial a Guayas. De hecho, Juan José Flores, después de la Independencia, se apropió de lo que fueron las haciendas La Elvira y del Molino de la Chima, de granos importados, que eran de propiedad del comerciante guayaquileño Miguel Anzoátegui Cossío (conocido por la famosa Deuda Anzoátegui).

Durante buena parte de la historia de la ciudad se han dado litigios por parte de personas que, para apropiarse de propiedades ajenas, han falseado escrituras ya que los notorios que han entregado estos documentos no existen. José María Montalván Cornejo y Luis Enrique Maya nunca habrían sido notarios en el año 1948. Y ese es solo un ejemplo.

Carlos Alberto Zavala Gangotena también habría adquirido a la compañía Agrícola Comercial del Ecuador (SACDE), que no existe en los registros mercantiles, con fecha 2 de diciembre de 2004, un terreno enorme donde hoy existen 35 asentamientos.

Kanigia, una empresa que cayó en manos del Fideicomiso Mercantil AGD No Mas Impunidad, se habría apropiado indebidamente de las áreas donde se encuentran las ciudadelas Mucho Lote Uno y Dos; Metrópolis Uno y Dos, Orquídeas, Villa España, Alborada del 1 al 13; Sauces del 1 al 9; Samanes del 1 al 7, Guayacanes, Estrella de Mar; Polideportivo de Filanbanco (hoy Club Deportivo Emelec), Parque Samanes, ISSFA, Fuerte Huancavilca, Ministerio de Defensa y de Medio Ambiente, Florida Norte, Ciudadela Atarazana, Aeropuerto.

José Antonio Gómez Iturralde vendió 3.322 macro lotes “forjando” una presunta escritura con fecha 10 de diciembre de 1869 donde presuntamente PP García Moreno le vende a Francisco Xavier Aguirre Jado la hacienda Mapasingue, la cual es nula, “ya que este, a la fecha, habría tenido 16 años de edad y ya ostentaba el título de doctor”, además, “esta escritura haría referencia a la historia de dominio de la compañía de Cervezas Nacionales, antes Wrebery Company, en donde hoy se desarrolla el Puerto Santa Ana, de presunta propiedad del grupo Nobis” (Isabel Noboa).

Todo esto se encuentra en una versión libre y voluntaria hecha por Juan Elías Noboa Noboa el 21 de agosto de 2003 ante la Fiscalía, la cual ha permanecido en el olvido hasta ahora. Guayaquil News tuvo acceso a ella.

Juan Elías es hijo de Juan Alberto Noboa León y María Rosario Noboa Aroca, descendientes de Antonio José Noboa Carranza y Zoila León Alvarado y de parte materna de Ramón Porfirio Noboa Soriano y Dolores Aroca Tutivén. Estos a su vez fueron hijos de Juan José Noboa Fuentes y José Elías Noboa Fuentes.

Estos últimos habrían recibido como sucesores una herencia de su padre, Toribio, las haciendas Pascuales y Casas Viejas. Estas estaban compuestas por los predios Solfo, El Delirio, El Chorrillo, Los Sajinos, Pajonal, Campoñal, Cerro Colorado, El Paraíso, Cerro Centinela, Casa de Tigre, La Altura, Loma Larga, El Nato de Abajo, El Nato de Arriba. La asociación, presuntamente ilícita, de estos predios se habría dado a través de asociaciones y empresas.

El buffete de abogados que habían contratado los herederos reales traicionó a sus clientes.

“Desde 1937 mi familia y yo hemos venido luchando contra las diversas autoridades. El abogado Carlos Gómez Tandayano ocultó información registral de la historia de dominio de las haciendas Pascuales y Casas Viejas de propiedad de proindiviso de la familia Noboa, Lavayen, Paredes, Murillo, Reynel, Aurea, Ladines, Aristega”, señala David Noboa, heredero, a Guayaquil News.

El 14 de julio de 1999 León Febres Cordero les pidió realizar un levantamiento topográfico de las propiedades de las familias antes mencionadas. Sin embargo, señala, los terrenos les “fueron robados” por Isaías y Nebot y que incluso fueron dados en dación en pago a la AGD por 50 millones de dólares. “Hemos sido desalojados de todas nuestras posesiones efectivas”. Habla también de que se forjaron expropiaciones a favor de los ministerios de Vivienda y de Salud a través de acuerdos ministeriales y reformas a leyes firmadas por el Gobierno de la Revolución Ciudadana.

Caso Mucarsel: el Municipio de Guayaquil expropió las casas de una familia, pero no construyó allí el puente a la Keneddy

El caso Mucarsel es el más interesante para “desnudar los actos de corrupción del Municipio de Guayaquil”. El juicio de expropiación de bienes de Guido Mucarsel Yunes para construir el puente que une Urdesa Norte con Kennedy Norte, pero que nunca se construyó en el área expropiada, es lo más ruin que han hecho autoridades y abogados”, dice la doctora Cecilia Endara.

Se han lucrado de las edificaciones con piscina, juegos infantiles y de seis locales comerciales personas desconocidas a cargo de testaferros, “sin recibir un sólo centavo por la expropiación los herederos Mucarsel Sacoto, ni la cónyuge sobreviviente, siendo que tiene ella la calidad de propietaria del lugar en que ha sido construido el puente, en el área que no fue expropiada y con proporciones menores a la que fue el motivo del proyecto”.

La cónyuge sobreviviente Martha Sacoto Navia y sus 4 hijos vienen reclamando los bienes expropiados desde el año 1998 y hasta ahora nadie da respuesta. Piden se les devuelvan todos sus bienes ubicados en Guayaquil, Ayangue, Quito, Riobamba y Babahoyo.

“Todo es corrupción, los jueces solapan las sirvengüencerías. Y esto no es reciente. El tráfico de tierras lo he llevado hasta en la Corte Constitucional, sin éxito; cómo hay delincuencia organizada en la administración pública, llámese autoridades públicas o judiciales, porque al momento en que los juicios llegan donde ellos, los solapan”, señala Endara.

Este tráfico de tierras ha sido fomentado por las mismas autoridades enquistadas en el poder público, municipios, registradores de la propiedad, notarías, políticos; y “nos vamos a referir al Partido Social Cristiano (PSC) que ha estado enquistado en el poder y ha permitido estos abusos, se han lucrado de ellos e incluso han fomentado a testaferros que se apropian de esos bienes”.

Es el caso de puente que une a Urdesa Norte con la Keneddy donde “dizque hicieron una expropiación y se repartieron  la plata entre las autoridades y abogados  porque los herederos Mucarcel Sacoto no han recibido un solo centavo de la supuesta expropiación, donde no se ha construido el puente, porque este está construido en el terreno de la cónyuge a la que no le dieron ni un solo centavo”.

Ni siquiera -señala Endara- contaron con ella en el juicio y ahí están las construcciones igualitas a las de hace 20 años. Estuvieron en el cargo León, Nebot y Chyntia Viteri, el juicio tiene 20 años y no está terminado porque no se ha pagado.

“Ni siquiera se ha favorecido el Municipio porque no está cobrando el arriendo de 6 locales comerciales de dos casas con Piscinas. Han hecho lo que les ha dado la gana”.

Visited 2.901 times, 6 visit(s) today
Suscríbete con tu correo electrónico y mantente actualizado!
Etiquetas: , , , , Last modified: enero 1, 2024
Close Search Window
Close