Escrito por 8:31 pm Actualidad

«A Dios rogando y con el mazo dando»: el tráfico de tierras en Playas no pudo contra las hermanas del Santo Domingo de Guzmán

El alcalde de General Villamil, Playas, Gabriel Balladares, lo ha admitido con preocupación: hay terrenos con dos y hasta tres escrituras. El cantón ha sido un terreno fértil para el tráfico de tierras.

La hermana Bertha Serrano Rodas, directora de la congregación Santo Domingo de Guzmán, es el testimonio viviente, una víctima de autoridades municipales corruptas, fiscales “amañados” y gente que llegando desde Guayaquil utiliza “argucias” para apropiarse de terrenos.

Y esto viene desde hace muchos años. La madre Bertha bregó cuatro años para poder comprar un terreno para ampliar el parqueo del sitio de reposo de las madres del Santo Domingo, y es una de las pocas que le ha ganado una batalla al exasambleísta del Partido Social Cristiano (PSC) Pablo Muentes, quien no quería que construyan el cerramiento de un terreno de 340 metros comprado por las hermanas al Municipio, dueño del predio.

Pero la congregación católica no es la única afectada, hay otro propietario que tiene ya 41 años en el sitio y que, con las mañas que el alcalde actual denuncia como corrupción en administraciones anteriores, se le pretende también quitar una parte de su terreno. Aunque la Policía hizo valer ya dos veces la razón de ese dueño legal, en el Municipio, los funcionarios, el año 2018 alteraron la historia de dominio y crearon, de repente, un nuevo código catastral que divide el terreno. Dice anotación no existía hasta después que se solicitó el catastro, lo cual evidencia dos historias de dominio.

Las escrituras de 1977 del verdadero dueño, a quien se le pretenden llevar una parte del terreno, fueron ratificadas, pero el Cabildo nunca hizo nada, cayendo el un silencio administrativo. El 2018 un tractor le destruyó la pared de ladrillo y los supuestos dueños levantaron otra pared. Google Maps ratifica la estructura del terreno y las paredes. También lo ratifican los vecinos del sector.

Los doctores Iván Verduga Vélez, Gaetano Leone Stay, los ingenieros Jorge Arias Soria y Jorde Abad Verduga, como el señor Honorato Chalén Mite.

El Municipio actuó a favor de familia Crespín, supuesta posesionaria del terreno de 8.000 metros, a la cual ninguno vecino ha conocido. También ratifican que los Crespín nunca han tenido establos, como lo hicieron ver funcionarios municipales, ni instalaciones de ningún tipo y eso también lo confirman las imágenes de Google Eart y del Instituto Geofísico Militar.

El 25 de abril de 2019 Renzo Ramírez Lavid, dirección de la Unidad de Planificación y Gestión Territorial, recibió un memorando del abogado Juan Manuel Bermúdez Conde, procurador síndico municipal en el que dice que Jeferson Hernán Crespín Crespín es dueño del terreno ubicado en el kilómetro 11.5 de la vía Data, lado derecho, por más de 30 años, cuando este tenía apenas 28 años de edad. Eran 3.187 metros que le dieron por este sistema a un precio de 25 dólares en metro.

El terreno que compraron las hermanas de Santo Domingo de Guzmán les fue vendido por el municipio a $ 70 ($ 45 más caro), según la información a la que accedió Guayaquil News.

El alcalde Balladares conversó con nuestro portal en 2022 y dijo que ha cambiado a funcionarios corruptos y que, a la par, hace cambio hacia un sistema moderno que enlace los datos del Municipio con el Registradores de la Propiedad.

“Aquí hay una duplicidad de códigos catastrales. Los sinvergüenzas de las administraciones pasadas (son responsables). Había un señor de catastro que no tenía conocimiento de causa, puesto a dedo por la administración anterior; a dedo adjudicaban y vendían, nunca adjudicaban uno, vendían terrenos sobre terrenos, códigos sobre códigos, incluso usaban a terceras personas que fungen de testaferros para derivar los terrenos más grandes; eso salía de aquí mismo. El problema es que el Cabildo, el Registro y Catastro, cada quien, hace por separado las cosas, y vienen estos tramitadores con alguien que estaría dentro de Catastro y hacen todo el chanchullo”, señaló el alcalde actual.

Las hermanas del Santo Domingo de Guzmán tuvieron que pasar cuatro años hasta tener las escrituras de un terreno, en una lucha desigual -que solo Dios las puso salvar- ante Pablo Muentes.

Las denuncias por tráfico de tierras, un delito penado por la ley y una lacra para la sociedad, en Guayas, parecen no mirar credo ni religión.

En el cantón del ferrocarril, Durán, le pasó al empresario Eric Ramírez

A Ramírez le vendieron un terreno cuando él incluso estaba de viaje, y pese a comprobar la ilegalidad de esta supuesta venta, hasta ahora, no ha corrido con suerte en la “justicia”, la Fiscalía no ve pruebas para revertir esa venda “fraudulenta”, realizada al primo hermano de Pablo Muentes, Fausto Alarcón, según denunció el afectado el año pasado. El proceso sigue en pie y una jueza ha sido denunciada ante el Consejo de la Judicatura por este caso, cuyos detalles ya están siendo analizados por asambleístas.

}La venta fue en dinero en efectivo, pero no hay detalles del pago, a una mujer que no asoma y que aparentemente dinero no puede justificar el origen del dinero.

La madre Bertha, principal de la congregación de Santo Domingo de Guzmán, instalada en Ecuador desde 1889, revela sin miedos toda la odisea que le tocó vivir «ante la persecución» de Muentes.

La religiosas tienen en Data, Playas, “un pedazo de tierrita desde hace ya 25 años, casa que la madre superiora anterior la compró a un coronel de apellido Carrasco.

Junto a nuestra casa hay un terreno grande, de 10.000 metros que, “toda la vida de acuerdo a nuestras escrituras colindábamos con un señor llamado Julio Dáger, así toda la vida lo habíamos sabido”.

Como somos una congregación grande siempre van las hermanas y nos quedaba algo chico el espacio. Así la madre Bertha comienza a preguntar dónde está el señor Dáger, que ya se había muerto, y como supuesto dueño quedaba el sobrino, Carlos Dáger.

La Congregación hizo contacto con Dáger porque quería comprar 1.000 metros cuadrados, de los 10.000, para ampliar el parqueadero: «el señor me dijo que sí, y quería 4 dólares el metro pero no tiene papeles. No era de él».

Cuando las religiosas van al Municipio descubren que estos terrenos son del cabildo, por lo que comenzaron a gestionar para que les vendan 1.000 metros, pero el COOTAD dice que solo pueden vender 340 metros. Gestioné y la alcaldesa Miriam San Lucas, me aguanté los insultos de la vicealcaldesa, que era prima de la vicepresidente de la República (Vicuña) y nos insultó; “la escuché y no dije nada, y salió detrás de mí una señora concejal y me dijo Madre no le haga caso a esa señora, por encima del muerto yo le apoyo para que  el terreno sea de ustedes”.

Después de unas reuniones del Concejo les vendieron el terreno y firmaron el contrato de arriendo, pero “todo por la puerta, jamás por la ventana”; pero un día de esos llega el guardián ante las hermanas, casi llorando, y les dijo: vino un señor de apellido Muentes diciendo que ya  yo me tengo que largar de aquí porque todo es de él. Y que nos vayamos porque somos unas intrusas”.

Una vez arreglado el asunto en el cabildo ellas van a posicionarme del terreno porque ya habían pagado, pero encuentran un letrero que decía “propiedad privada” y código catastral.

Cómo ya terminaba la alcaldesa su periodo esta no les arregló el problema “pese a tener un contrato de arriendo”: resulta que en este contrato la funcionaria, muy viva, les da  un número de código catastral equivocado. “Me dieron en otro lado, porque creo que eran cómplices, esperé que venga el nuevo alcalde y comienza de nuevo de mi lucha (año 2018), allí comienza mi pelea con el nuevo alcalde, se murieron dos abogados síndicos del Municipio de Playas y hasta ocupé la silla vacía, y hasta se murió nuestro abogado con el Covid: no sabe lo que he peleado”.

El código catastral del terreno asomaba con el nombre de Rosa Crespín, ¿quién es ella? Resulta que a Rosa Crespín nadie la conoce en Data, no existe, el terreno seguía siendo del Municipio de Playas, pero hasta ahora está ahí el letrero que dice código catastral (en la parte más grande que no compraron las madres católicas). “Ese señor (Muentes) está posesionado de este terreno y no tiene escrituras, incluso se ha posesionado de una parte de otro solar enorme que tampoco es él», dice la hermana Bertha.

La madre Bertha tuvo que ocupar la silla vacía para defender sus derechos.

EL nuevo alcalde nuevo detectó que era un código catastral equivocado el que le habían dado a las la congregación de Santo Domingo de Guzman, y les dieron el correcto, y ese día el Municipio manda al comisario que les entregue el terreno legalmente; “vino el señor del Municipio y pude entrar a construir mi cerramiento”. Pero ahí no termina la historia.

Cuando estaban construyendo el cerramiento, por orden el Municipio, “llegan a coger preso al ingeniero porque dizque había una orden del fiscal; vamos a la Fiscalía y el fiscal me gritaba: yo le ordeno a usted que no siga construyendo y le dije ¿cómo así señor?, disculpe yo tengo un sobrino que es fiscal, lo llamé y me dijo páseme. Muentes les había puesto una demanda en la Fiscalía, por eso se llevaban preso al ingeniero.

El sobrino de la madre Bertha le dijo: compañerito disculpe, usted está en el papel equivocado usted a quien debe llevar preso es al Municipio, no a mi tía porque quien es dueño del terreno es el Municipio, reclame al Municipio porque si usted sigue actuando así puede irse preso. Es un abuso de autoridad. Ahí se retractó y no hizo ninguna acusación contra nuestro ingeniero, que lo tenían en la Fiscalía. Lo sacamos y seguimos construyendo.

Pero tuvo que pagar guardia privado para las noches. La pelea ha sido de casi 4 años se resolvió el 2022 pero fueron varios años en los que los “sinvergüenzas empleados del Municipio ponían excusas: que no se encontraba el jefe de castrato y que vaya en 10 días, después que no estaba hecho el informe que vaya en tres semanas, después que le falta la firma pero que el señor estaba enfermo”.

“Pagamos 23.800 a 70 el metro cuadrado (340 metros). ¿Cuánto va a pagar Muentes, o se posesionará a nombre de testaferros, porque nadie conoce a la señora Rosa Crespín nadie en su vida la ha visto».

Visited 917 times, 4 visit(s) today
Suscríbete con tu correo electrónico y mantente actualizado!
Etiquetas: , , , , Last modified: enero 2, 2024
Close Search Window
Close