Escrito por 11:12 pm Actualidad

Así se “roban” terrenos en Playas: sin posesión, la Alcaldía de Pachakutik le entrega un lote a un posible «testaferro» de Pablo Muentes

Sin desparpajo. Gabriel Balladares, investido con total seriedad, dijo el año pasado a Guayaquil News que investigaría el caso, ya que el General Villamil había terrenos con dos y atrás tres fichas catastrales. Sus palabras se las llevó el viento.

Hace poco decidió que un terreno debía entregarse a un “dueño” que nunca fue propietario, que nunca estuvo allí y que el establo que juró había allí jamás existió, lo prueban las fotos satelitales de Google. Este caso debe ser estudiado por la Fiscalía en el mercado del Caso Purga, donde acusa al dirigente del Partido Social Cristiano, Pablo Muentes, de ser la cabeza de una organización criminal.

Es Muentes justamente quién se presentaba como dueño (no el propietario fraudulento de apellido Crespín). Eso lo confirmaron a este medio las religiosas a las cuales también les quiso mutilar un terreno colindante.

En mayo del 2019 invadieron un terreno frente al mar, en el Km 12 de la vía Data, que llevaba 42 años en posesión pacifica e ininterrumpida de la familia Villavicencio, que lo adquirió 1977. Aparte de las escrituras originales, existe la carta firmada por todos los vecinos colindantes al terreno, respaldando a la familia, incluidas las Monjas Dominicas (Colegio Santo Domingo de Guzmán) que tienen su casa de retiro colindando. Adicionalmente el terreno estaba cercado con paredes de ladrillo y también estaba inscrito en el Registrador de la Propiedad.

(A las Monjas Dominicas también el exasambleísta Pablo Muentes les quiso mutilar su territorio con amenazas y con el contubernio de funcionarios de la Alcaldía de Playas)

En mayo, sin previo aviso, entró un tractor de demoler parte del cerramiento y la caseta de guardianía. Los supuestos invasores eran apellido Crespín. Primero fue Jefferson Crespín a quien el Municipio le otorgó, de manera arbitraria y sin ningún fundamento, parte del terreno mediante un oficio que aducía “fines turísticos”, ya que supuestamente en el terreno había caballerizas, establos y una casa donde vivía y trabajaba hace más de 30 años Jefferson.

Lo cierto es que allí nunca hubo nada. Tampoco han algo ahora, excepto una caseta maltrecha de madera. El supuesto posesionario tenía al momento 28 años y el oficio decía que llevaba más de 30 años “viviendo y trabajando” ahí. Por ese motivo el Municipio de Playas cambia todos los oficios que nombraban a Jefferson y de repente apareció Petra Crespín, la cual era una señora mayor.

El Cabildo le otorga (en contra de la ley y ordenanza municipal) la adjudicación de más de 2.000 metros cuadrados a precio de gallina con peste: 25 dólares por metro cuadrado, lo cual esta terminantemente prohibido en esa zona de playa.

Pero en la realidad se llevan 8.900 metros cuadrados. Coincidencialmente el terreno está ubicado a pocos pasos de la casa de playa de Pablo Muentes Alarcón, la misma zona donde este realizó en 2023 un concierto de Gilberto Santa Rosa, que obligó al desalojo de un santuario de tortugas.

Foto de referencia sobre un litigio que Muentes tiene en General Villamil (Playas)
  • El terreno fue adquirido por la familia Villavicencio el 30 de junio de 1977 mediante escritura otorgada en la Notaría Décimo Tercera de Guayaquil, inscrita en el Registro de la Propiedad el 9 de septiembre de ese mismo año y reinscrita en el Registro de la Propiedad de Playas, hasta que invadieron el terreno. Fueron 42 años de posesión pacifica e ininterrumpida.
  • Desde la compra el terreno estuvo siempre cercado con estacas y alambre de púas y partes con pared de ladrillo. Hace 15 años se completa dicho cerramiento con ladrillo y pilares de concreto en todo el perímetro excepto el lindero que da al mar; manteniendo siempre los mismos linderos originales.
  • A fines de 2008 se plantea una demanda de prescripción extraordinaria adquisitiva de dominio, dada la cantidad de años en posesión, la cual recayó en el Juzgado 1ro de lo Civil de Guayaquil y sentencia el 18 de diciembre; notificada el 21 de diciembre del 2009, donde el juez declaró con lugar la demanda a favor del Danilo Villavicencio quien accedió a la prescripción. El Municipio de Playas acepta sin objeción alguna y se allana a la sentencia.
  • Ya inscrito en el registrador y con certificado en mano, se procede al catastro municipal, pero el tramite es devuelto por la Duar aduciendo que las coordenadas no coinciden con la forma del terreno, algo curioso ya que el mismo Municipio de había hecho al menos 4 inspecciones diferentes del terreno.
  • Se reingresa nuevamente la documentación explicando que las coordenadas están bien, pero el municipio no responde ninguno de los escritos y cae en silencio administrativo.
  • El 25 de abril del 2019 aparece de la nada un informe que indica que parte del terreno (el del nuevo código catastral) ha sido “legalizado” a favor de Jefferson Crespín Crespín, quien supuestamente ha estado en posesión del mismo hace mas de 30 años.
  • El “informe de legalización” a favor de Crespín fue hecho de manera clandestina y fraudulenta en los días previos al cambio de administración, ya que jamás existió notificación alguna a la familia Villavicencio.

De hecho, durante la invasión al terreno, los materiales usados para levantar el nuevo cerramiento para dividir el solar (8.900 mt2) eran almacenados a vista y paciencia de todos en la casa de Pablo Muentes.

La nueva administración de la Alcaldía de Playas, de Pachakutik, le ha dado todas las facilidades para legalizar los 8.900 mt2 frente al mar, tanto en el Municipio como en el Registrador de la Propiedad. Los más descarado es que ni siquiera le van a cobrar los $ 25. Nada: se lo están inscribiendo para luego ser catastrado de manera extremadamente sospechosa, sin cumplir ningún proceso y sin ningún respaldo.

El perjuicio no es solo a la familia Villavicencio y otras familias también afectadas, sino también al Municipio y a Playas. “Preocupa la cantidad de facilidades y privilegios que esta administración municipal le ha otorgado a Pablo Muentes para llevarse el terreno ajeno, sin pagar nada y sin cumplir ningún tipo de debido proceso tanto en el Registrador como en el Municipio. No tienen como sostener ni corroborar soberana ilegalidad”, señalan habitantes de la zona.

Visited 462 times, 1 visit(s) today
Suscríbete con tu correo electrónico y mantente actualizado!
Etiquetas: , , , , , Last modified: marzo 8, 2024
Close Search Window
Close