Escrito por 1:05 pm Actualidad

Caso Bira: el juicio hereditario de la familia Loor Oporto lleva ya 11 años en medio de trafasías jurídicas y societarias

Una trama legal y societaria ha generado la fortuna que dejaron los esposos mineros Emilia Oporto y Óscar Loor Risco. A este caso, lo llamaremos Túnel (#CasoTúnel), porque según uno de sus herederos, sus hermanos han generado un desangre en algunas de las 14 empresas -que crearon los esposos-, a través de supuestas argucias, como la construcción de un túnel para sacar oro, que existe, pero solo en papel.

Como en otros casos de corrupción que procesa la Fiscalía General del Estado (FGE) -#casoPurga y #casoPlaga-, Federico Loor Oporto, que se siente afectado por las decisiones de sus hermanos, señala que jueces y fiscales, como funcionarios de la Superintendencia de Compañías Valores y Seguros, han creado uno de los fraudes societarios más grandes del Ecuador. Habla incluso de una operadora judicial como parte de esta trama.

Guayaquil News conversó con Federico Loor, quien gerenciaba la empresa hasta antes de a muerte de sus padres, a quienes los cuidó durante su enfermedad. Él detalló el caso. Quisimos acceder a una entrevista con los administradores de la compañía Bira, la joya de la corona de la familia, sin embargo, no recibimos respuesta al correo electrónico enviado a la cuenta e-mail que tiene registrada la empresa en la Superintendencia.

Federico Loor Oporto, hijo de Emilia y Óscar Loor Rizzo, manifiesta que sus padres hicieron un patrimonio que superó los 250 millones de dólares y que él estuvo al frente de Bira durante 25 años, hasta el 2012, cuando fallecieron sus padres.

Cuenta que “mientras estuve en Estados Unidos con mis padres ayudándolos con sus enfermedades, mis hermanos toman el control de la empresa y empieza una debacle de la compañía Bira (especialmente). Son 14 las empresas que constituyeron los esposos, la más importante es Bira Bienes Raíces, la segunda en importancia, es Minerales del Ecuador; en 2012 las dejé con un activo de aproximadamente 55 millones de dólares y un patrimonio de 26 millones de dólares”.

Esos rubros se han ido licuando con el paso de los años. A la fecha de hoy los activos están valorados en $ 17 millones y el patrimonio bajó a 9 millones; Bira ha vendido o exportado oro por un valor de $ 142 millones y a pesar de que el precio del oro ha subido exponencialmente, la compañía registra pérdidas: han gastado 145 millones. “Es la única minera en el mundo que pierde plata”.

Normalmente la rentabilidad de la industria minera, en el mundo, es del 20 o 30 %, ya que es un negocio de riesgo, por eso su rentabilidad debe ser grande.

El problema es que la autoridad, la Superintendencia de Compañías no quiere investigar. “Desde el 2013 vengo denunciando la construcción de un túnel, que era un proyecto para poder tener una eficiencia en la explotación minera. Tenía que hacerse un túnel de 4 kilómetros bajo la montaña para hacer más rentable el negocio; para esto se hizo una emisión de obligaciones pagadera con flujos futuros; se captó 14 millones, que los financiaron la ISSPOL, CFN, y otros inversionistas.

Pero lo que se dijo en el prospecto de emisión que se haría no se hizo. De los 4 millones se “gastaron” $ 9 millones en el túnel; “hay un informe de mi hermano Emilio y mi hermano Óscar al Fideicomiso, al 31 de marzo de 2013 dirigido a la Súper, al mercado de valores y a los inversionistas, en el cual se hace referencia a lo que dice el perito, Paul Carrión, exdecano de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Espol”.

Este perito, según Federico, dice que a esta fecha (2013) se ha justificado en construcción de túnel por $ 6,7 millones. Paúl Carrión fue empleado de Óscar Loor, empleado de Bira, por tanto, este no podía ser perito de la empresa, pero “la Intendencia de Compañías no quiso investigar”. El túnel demoraba 3 años en construirse.

Hace menos de un mes, es decir 11 años después, Federico fue a realizar tomas fotográficas, pero el túnel y un el puente de acceso para llegar a la planta, no existen. Por eso nunca permitieron que se lleve a los accionistas a ver el “túnel”.

«Mis padres son los accionistas, no estamos afuera legalmente, estamos afuera de hecho, legalmente somos parte del juicio hereditario, pero ellos han tenido una jueza, Julia Dávila, que durante 11 años no llama; ella lleva el caso de mi mamá, ella causó una nulidad en 2015, después vuelve el juicio a sus manos en 2020 y no resuelve”.

Por ejemplo, como un caso inédito e ilegal, denuncia la duración de el Alaceasgo de Emilia: ella fue nombrada como albacea por tres años, desde 2013 al 2016, que es lo que debería durar la albacea, «pero mi hermana se posesionó recién en 2015, y en 2013, 2014,  vendió dos haciendas, dos camaroneras, una casa de valores (Real Casa de Valores), por más de 10 millones de dólares, es decir, antes de ser posesionada como albacea».

“Le presenté las pruebas la jueza, le dimos oficio de transferencia, escritura pública, todo, y la jueza dice lo siento no es conmigo; en 2020 le digo, señora jueza, Emilia se posesionó 2015, le pedimos la destituya, pero le da un año más como albacea, “porque ella conoce y va a resolver”.

Por eso Federico decide ir a la Corte y esta le da la razón, la sacan de albacea en 2020 pero aún sigue firmando como tal.

“A la señora Dávila Fierro le demostramos cuales son las compañías de la familia, porque ellos dicen que son 6, cuando son 14, le demostramos que es así con el rubro de beneficiarios finales y de esas personas físicas salen los herederos de mi papá y mi mamá. Denunciamos la falta de control de las autoridades, la corrupción, hay hechos que demuestran que actúan contra derecho”.

Todo esto, dice Federico Loor Oporto, ha hecho que la empresa Bira se vaya deteriorando, pero la riqueza de sus hermanos, que se ha acumulado. “Son actos delictivos porque Emilia firma como albacea testamentaria, cuando ya no lo es”.

La Superintendencia de Compañías, presidida por Marco López Narváez, dice que ellos no pueden hacer nada, pero tampoco mandan el caso a la Fiscalía.

La jueza lo último que hizo, porque le demostré cuáles eran los bienes de mi mamá y mi papá, fue decidir que la sociedad conyugal no entra en el peritaje, en la repartición de la herencia. La señora jueza Julia Dávila “borró el Código Civil y los derechos de las mujeres casadas”.

Año 2020 auditoría externa a Bira Bienes Raíces: la compañía les debía a Óscar Loor Risco y Emilia Oporto Cortés de Loor, en el año 2019 $ 203.270 y $ 625.479 respectivamente. En el año 2020 pasan a deberles un valor menor: $ 128.292 y $ 89.569 respectivamente. Sin embrago, los señores, a esa fecha, ya tenían muchos años de fallecidos. ¿Cómo hizo el gerente de Bira, Óscar Loor Oporto, para bajar las cuentas por pagar a ellos si ya habían fallecido? O en su defecto, ¿Quién cobró ese dinero?
Año 2023, acta de Junta de Bira Bienes Raíce. Emilia Loor de Andrade firma como representante de los herederos de la señora Emilia Oporto Cortés de Loor, pero Federico Loor Oporto no ha autorizado a nadie para que lo represente y menos aún le han avisado. ¿Por qué la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros a pesar de conocer el hecho, no ha tomado ninguna acción? ¿Por qué la jueza que lleva el caso de sucesión hereditaria de Emilia Oporto Cortés de Loor, no ha tomado ninguna acción sobre el tema a pesar de conocerlo?

“Ya pedí recusación de esta jueza y no fue aceptada: Óscar, Gabriel y Emilia tienen contratada a una operadora judicial. Por eso no pasa nada en los procesos, porque esta operadora judicial -ZA, por sus iniciales- cuando hay un proceso se sienta atrás y comienza a mirar a la jueza, le hace señales y le manda mensajes; presentamos medidas cautelares en Machala contra de la Super de Compañías de Machala y nos dio las medidas cautelares porque la Superintendencia de Marco López Narváez no quiso investigar”. Esas medidas cautelares le permitían a Federico, en papel, poder entrar a las oficinas, requerir información, participar en las auditorías, y determinar el verdadero patrimonio y utilidad de las empresas, pero aún así esto no le es permitido ingresar a las oficinas, peor a la mina.

“Ese proceso ahora subió a Corte, en Machala, ellos (los hermanos) saben que cuando vea la información me voy a dar cuenta de todo”.

Denuncia también que se dio dado un inusual movimiento accionario en Bira. “Llama la atención que en algunos meses del 2012, las acciones que estaban a nombre de mi papá fueron cedidas a favor de Óscar Loor el 15 de marzo de 2012; en julio de 2012 se le devolvió, a título gratuito, de Oscar a Pablo Loor.

Con este cambio pudieron haber tomado decisiones importantes, fueron 12 y 13 millones de acciones, 12,9 millones de dólares y no hay sustento de eso ni del pago de las acciones que mi papá le haya regalado a él y que este haya pagado Impuesto a la Renta. El Servicio de Rentas Internas (SRI) cobra el 35 % de impuesto por herencia para poder inscribir su nuevo capital. Por lo tanto, se habría defraudado al fisco con 4 millones de dólares en la primera transferencia de acciones.

Pocos días después «mi hermano le devuelve y le hace una donación a mi padre, la cual debió generar otros 4 millones de dólares en impuestos; pero ni a SRI, ni a la Superintendencia les ha interesado. Hice un juicio de simulación de transferencia accionaria y mi hermano Óscar le confiesa al juez que efectivamente se hizo un cambio, pero solo para representación de la emisión de obligaciones , que luego se la devolvió”.

“Él lo confesó, y a confesión de partes, relevo de prueba, pero el juez estaba arreglado, y cuando se da cuenta de eso decide anular el proceso desde la foja 5; desde mi denuncia anuló todo, cuatro años del proceso. Él tenía que dictar sentencia a mi favor”.

Toda la emisión de obligaciones, dice Federico Loor, «se pagó con los bienes de mi mamá, con dinero de ella, porque los 9 millones del túnel desaparecieron”.

Visited 387 times, 1 visit(s) today
Suscríbete con tu correo electrónico y mantente actualizado!
Etiquetas: , , , , , , Last modified: abril 4, 2024
Close Search Window
Close